SUPERAR LA NEGATIVIDAD MENTAL

 


En ocasiones, la negatividad se apodera de nosotros. Comenzamos a ver obstáculos y el desánimo termina por acampar en nuestra mente. Cuando en verdad, lo que estamos haciendo es repetir interiormente palabras de desaliento, pérdida o fracaso.  ¿Quién repitiéndose este tipo de mensajes no tendría un estado de ánimo negativo? ¡Todo el mundo!

Los pensamientos del tipo "no puedo" "esto puede conmigo" "nunca voy a salir de..." "no soy capaz de..." "soy un..." parecen que nos atornillan más aún a nuestro bajo estado de ánimo.  Pero no hay que culparse por ello, hemos de comprendernos también y relativizar el momento. Pues ante todo somos humanos, no máquinas. Y los seres humanos no tenemos un estado de ánimo fíjo y estático a lo largo del tiempo.  Aunque ello no quiere decir que nos tengamos que llevar por ese tipo de pensamientos.

Existen numerosos estudios que ratifican que cuando una persona deposita expectativas positivas sobre otra, esta supera dificultades y crece.  En cambio, cuando las expectativas son negativas, se estanca o empeora.  Del mismo modo ocurre con las personas hacia sí mismas.  Sino dejamos de repetirnos mensajes negativos, difícilmente podremos salir del bache.

Pero ¿qué hacer con esos pensamientos? Ante todo no luchar contra ellos, pues precisamente rechazarlos frontalmente es la mejor manera de intensificarlos. Sepárate de esos sentimientos que tanto te afligen. ¿Cómo? Observa los pensamientos negativos, sin juzgarlos ni interactuar con ellos, limítate simplemente a observarlos de forma neutra. Al hacerlo coma conciencia de que hay un observador que observa, y un objeto observado: los propios pensamientos.  Tú eres quien observa, tú eres el observador. No te identifiques con tus pensamientos pues no son tú. Tú no eres tu pesadumbre.  Dedica todo el tiempo que puedas a observarlos de esa manera. En calma, en silencio. Descubrirás que lentamente esos sentimientos irán perdiendo intensidad y frecuencia.

Aprender a distanciarse de los propios pensamientos, es un aprendizaje que se realiza poco a poco, en el que te vas haciendo consciente de la separación real que existe entre tus contenidos mentales y tú. ¡ Olajá puedas aprenderlo pronto ! Te sentirás inmensamente libre.