Satisfacción interior

 

Solemos tener una sensación de que nos falta algo. De que hay algo que aún está por hacer, decir, sentir,... Y no sabemos qué es. Iniciamos interminables búsquedas por el mundo y por las personas sin hallarlo. Probamos deportes, música, drogas, viajes, trabajos, comidas, relaciones,... y aún nos falta. Vayas a donde vayas, hagas lo que hagas, esa sensación de fondo está ahí. Sin saber muy bien qué hacer y en ocasiones nos frustramos.

¿Cuántas vueltas más vas a dar para darte cuenta de que lo que buscas no está fuera de ti?

¿Hasta cuándo? ¿Cuánto tiempo más vas a estar sin hacerte cargo de ella? ¡Es tuya! Forma parte de ti. 

Esa parte de ti quiere decirte algo, hace años está tratando de decirte algo. 

¿Y qué tal si te sientas con ella?

¿Qué tal si te paras a sentirla?

¿Y si detienes tu vida unos instantes para escucharla?

 Imagínate por unos instantes que lo haces. Que te sientas con ella. Sólo imagínatelo con todo lujo de detalles. Te invito hacerlo. 

Tras imaginarlo... con sólo imaginarlo... ¿cómo se siente tu cuerpo? ¿Qué has sentido? Algo ha surgido ¿verdad? Aunque sea sutil durante un segundito.

¡Pues imagínate haciéndolo! 

Ese sentirte un poquito mejor es tu cuerpo diciéndote "sí, por aquí es". La salida es hacia dentro. Lo que tanto anhelamos está en nuestro cuerpo. No es que necesitemos algo, sino de lo que se trata es de atender lo que hay dentro de nosotros.

¿Hasta cuándo vas eludir tu sentir?

¿Hasta cuándo vas a huir de ti?

Te mando un gran abrazo.